Tramitación Proyecto de Ley Reforma Concursal y acciones realizadas desde el Consejo General de Economistas

 

Desde el Consejo General de Economistas de España se ha realizado un permanente seguimiento de la evolución del Proyecto de Ley de reforma concursal. Así ha sido desde que tuvimos conocimiento de los primeros borradores del Anteproyecto y hemos actuado en consecuencia a lo largo de estos meses mediante tres tipos de acciones principales:

A) Trasladando a los medios de comunicación, y por tanto a la opinión pública en general, nuestros posicionamientos, por un lado.

B) Por otro, enviando una serie de alegaciones y propuestas de enmiendas a los diferentes grupos parlamentarios en las diferentes fases de la tramitación tanto en el Congreso como en el Senado.

Nota: En el siguiente enlace pueden verse las enmiendas que se presentaron:

C) Asimismo, coordinando y manteniendo numerosas reuniones con portavoces y diputados de los diferentes grupos parlamentarios al objeto de hacer valer nuestras posturas.

Muchas de las 38 propuestas de enmiendas que presentamos al Proyecto de Ley de Reforma Concursal tenían un componente técnico, pero algunas de ellas tenían un carácter claramente estratégico, unas enfocadas a la sociedad, y otras, a la defensa de todo nuestro colectivo.

Es el caso, por ejemplo, del papel de nuestros economistas, titulados mercantiles y auditores en esta nueva norma. Como puede verse por el texto que ha quedado ya en las últimas fases de tramitación, los profesionales recogidos en el art. 27 de la antigua Ley concursal (economistas, titulados mercantiles, auditores y abogados) que acrediten una experiencia previa, que se determinará reglamentariamente, de forma excepcional podrán quedar excluidos de la realización de la prueba de aptitud profesional para ser administrador concursal. Esto, desde luego, no es un asunto baladí, ya que supondría tener una reserva de ley, que reforzaría nuestro prestigio y supondría un acicate más para impulsar al colectivo de economistas en la administración concursal.

Otro asunto clave es el relativo a la nueva e importante figura del experto en reestructuración, que en el proyecto de ley quedaba totalmente indefinida. El texto se ha modificado (tras las pertinentes enmiendas presentadas) en el sentido de que ahora el nombramiento de dicho experto tendrá que recaer en persona natural o jurídica con conocimientos jurídicos, financieros y empresariales, así como con experiencia en materia de reestructuraciones, o que acredite cumplir los requisitos para ser administrador concursal. Ello nos permitirá acceder a esta nueva actividad por dos vías: como administradores concursales y como economistas expertos en la materia.

Otro ámbito que para el Consejo General de Economistas ha supuesto una línea roja ha sido el relativo al nuevo procedimiento para microempresas que, si bien nos parecía positivo en general, no estábamos en absoluto de acuerdo con su marco de aplicación, ya que afectaba a la inmensa mayoría de empresas de nuestro país, que hubieran podido acogerse a este procedimiento para el cual no es necesario estar asistido por un administrador concursal, quedando el deudor totalmente desprotegido.

Gracias a las enmiendas presentadas por el CGE (con el impulso del REFOR), los límites para acceder al procedimiento de microempresas se han reducido notablemente, tal como solicitamos (de un volumen de negocio anual inferior a 2 millones de euros o un pasivo inferior a 2 millones de euros que se proponía se ha pasado a un volumen de negocio anual inferior a 700.000 euros o un pasivo inferior a 350.000 euros); tanto se ha reducido que ahora el número de empresas afectadas será muy inferior al inicialmente previsto, lo que constituye un cambio fundamental.

Por último y no menos importante, aunque en este caso de cara a los intereses de la sociedad en general, desde nuestro Consejo General siempre hemos defendido la necesidad de reducir los privilegios del crédito público, algo que impedía una verdadera segunda oportunidad. Pues bien, durante la tramitación de la norma, el crédito público ha pasado de quitas de 2.000 euros (1.000 con Hacienda y 1.000 con Seguridad Social) a que, finalmente, sea posible que lleguen a 20.000 euros (10.000 con cada una).

Por tanto, desde la dirección del Consejo General de Economistas valoran de forma positiva, en líneas generales, el contenido de esta reforma, sobre todo por el impulso que da a los planes de reestructuración, con el consiguiente desarrollo de la fase preconcursal, para tratar de evitar así el mayor número posible de liquidaciones, máxime en el contexto en el que ahora nos encontramos.

No obstante, como ya hemos señalado, durante la tramitación de la ley también hemos puesto de manifiesto importantes reticencias con respecto a algunas cuestiones. Afortunadamente, parece que algunas de nuestras demandas -entre las que se encuentran las que acabamos de comentar- han sido tomadas en consideración, si bien, en el Senado hemos presentado otro conjunto de enmiendas y parece que no se han tenido en cuenta, debemos ser cautelosos y no lanzar las campanas al vuelo pese a que nuestra percepción sea bastante positiva. Han sido unas nuevas enmiendas adaptadas a cambios del texto del Congreso, pero que pese a tener una lógica y razón de ser, no se han tenido en cuenta, habiendo influido quizás en su contra el poco tiempo dado para su debate por los Senadores en dicha Cámara Alta y la presión había por aprobar el texto atendiendo a la fecha de 17 de julio de los Fondos Next Generation establecida por la UE.

Todo es mejorable y seguro que podríamos haberlo hecho mejor; además, hay que tener en cuenta que este tipo de negociaciones son difíciles y están sujetas a variables e intereses de múltiples agentes, pero os podemos asegurar que el trabajo que hemos desarrollado ha sido ímprobo de cara a defender a todo nuestro colectivo en su conjunto y ayudar a la sociedad a la que nos debemos. Esperemos que esta labor haya servido para que tengamos algunas recompensas para nuestros profesionales en el ámbito concursal y de la reestructuración.

Una vez conozcamos el texto definitivo, seguramente en las primeras semanas de septiembre, pues el texto ha de volver en segunda vuelta al Congreso de los Diputados, desde el REFOR se realizará un análisis completo que os haremos llegar oportunamente..

REFOR